Brico-didáctica: mi particular enfoque didáctico

IMG_20160425_162137.jpg

Es importante, además de enseñar a nuestros alumnos conocimiento, preocuparnos por otros aspectos como promover diferentes habilidades de pensamiento, enseñarles a aprender a aprender, desarrollar todos sus talentos y su potencial creativo.

A continuación se proponen algunas sugerencias para, a partir de recursos mínimos, motivar e involucrar a los alumnos en la elaboración de sus propios materiales para el aula.

Además, propongo la visualización de unos breves vídeos con sugerencias para explotar materiales sorprendentes que, estoy segura, podrás encontrar fácilmente en cualquier rincón de tu casa o aula.

Busca tijeras, pegamento, plastidecores y todos los cartones que tengas a mano porque empieza BRICO-DIDÁCTICA, la sección que ningún profe querrá perderse 😉

 

 

 

 

Webinario para la editorial EnclaveELE sobre bricodidáctica


Visualnario

a_1

¿Buscas ideas para ampliar tu vocabulario en la segunda lengua de una manera realmente efectiva?

Está más que comprobado que intentar memorizar largas listas de términos nuevos cada día no tiene ningún sentido. NO FUNCIONA. A continuación, te sugerimos una divertida propuesta para que empieces a elaborar tu propio diccionario visual personalizado.

Esta sencilla idea integra diferentes acciones que te ayudarán a manipular, visualizar, comprender, memorizar y ver en contexto nuevas palabras de manera efectiva.

El primer paso para crear tu propio diccionario visual es conseguir unas tarjetas -del tamaño y color que se prefiera-, unos separadores que marquen las letras del abecedario y una caja donde almacenar las tarjetas.

a_2

Las palabras que formarán parte del diccionario visual personalizado dependen enteramente de tus necesidades y de tu propio ritmo de trabajo, aunque conviene no exceder el límite de dos palabras nuevas por día.

Una vez se haya seleccionado el término a memorizar, el primer paso es buscar las letras en revistas y periódicos viejos, recortarlas y pegarlas para formar la palabra.  Con esa acción estamos manipulando las letras de la palabra y deteniéndonos en su grafía.

En un segundo paso, es importante también tomarse un tiempo para realizar un breve dibujo que represente visualmente el concepto que representa la palabra. Si se trata de un término abstracto, es importante recurrir a las experiencias personales para conectar nuestras emociones con el contenido. Por ejemplo, si el término que se quiere memorizar esenamorarse, se puede realizar el dibujo del lugar donde nos dimos nuestro primer beso con el primer amor que tuvimos.

a_4

Finalmente, en la parte posterior de la tarjeta, conviene escribir una breve definición del término y una frase -personalizada- en la que aparezca la palabra en contexto.

Con estos tres sencillos pasos ya tienes toda la información que necesitas para darle forma a tus experiencias de aula, tus recuerdos y, sobre todo, tus necesidades lingüísticas.

Y tú ¿A qué esperas para crear tu propio diccionario visual de bolsillo?

No es magia, es IKEA

Hace unos días publicaba mi primera entrada “IKEA-terapia también para profes” con el objetivo de presentaros algunos de los materiales que había adquirido en estos almacenes para convertirlos en materiales didácticos para mis clases.

Pues bien, en esta segunda entrada os explicaré cómo utilizar otros dos de los productos que adquirí en aquella febril jornada de compras.

Comencemos con uno de mis preferidos: Baraja de cartas con imágenes de los básicos de IKEA. 

IMG_0057.JPG

Se trata de un paquete que contiene 70 cartas con fotografías a todo color de los muebles y elementos de decoración clásicos de IKEA. Si mal no recuerdo, en la misma sección donde encontré este recurso, había otro modelo de baraja con imágenes de personajes y lugares variados. Después de algún tiempo debatiéndome entre los dos modelos, me decanté por la baraja de muebles y elementos de decoración por las opciones tan interesantes que ofrecía. Pero ya se sabe, para gustos, colores.

Veamos qué opciones didácticas ofrece este recurso:

1. Montando muebles

Esta actividad permite trabajar textos instructivos y puntos gramaticales como el imperativo, además del léxico relacionado con los muebles, los materiales, las herramientas, el bricolaje y los adjetivos.

ikea_1.jpg

¿Cómo se desarrolla la actividad? 

Sugerencia #1: Trabajamos la escritura de textos instructivos. El profesor entrega una carta por grupo (o pareja) y, basándose en algún otro modelo de instrucciones de muebles de IKEA, cada grupo (o pareja) redacta un breve texto instructivo con los pasos que ellos consideran necesarios para montar el mueble de su carta. Una vez estén todos los textos terminados, el profesor coloca todas las cartas en la pizarra o en algún otro lugar visible del aula y pide a cada grupo (o pareja) que lea sus textos instructivos en voz alta a fin de que el resto de equipos adivine de qué mueble se trata.

Sugerencia #2: Trabajamos la lectura comprensiva de textos instructivos:  El profesor busca las instrucciones para montar tres de los muebles que aparecen en la baraja y divide la clase en tres equipos. Es importante que las instrucciones no contengan fotos del mueble ni el nombre del mismo para evitar dar pistas. Cada equipo recibe una carta y una copia de los tres textos instructivos. Transcurridos 5-8 minutos, los equipos deberán decidir qué instrucciones se corresponden con su carta.

2. ¿Qué pongo en esta habitación?

Sugerencia #1: Trabajamos las partes de la casa, el mobiliario y las preposiciones a partir de una actividad de dictado. Los alumnos reciben el plano de una vivienda sin muebles y se les pide que elijan, de todas las cartas mostradas, los ocho muebles que pondrían en sus viviendas. Los alumnos deberán ubicar en sus planos los muebles seleccionados escribiendo el nombre que aparece en la tarjeta e indicar su posición con una X. Cuando hayan terminado, se dibuja un plano mudo en la pizarra para que un alumno describa la distribución de los muebles de su plano, al mismo tiempo que otro va anotando la información correctamente en el plano de la pizarra. Dependiendo del nivel, la actividad se puede realizar en grupo (A1, A2, B1) o por parejas (B2, C1).

Sugerencia #2: Trabajamos las descripciones y funcionalidad del mobiliario a partir de un juego de adivinanzas. Los alumnos eligen un mueble para una de las habitaciones y escriben 10 pistas sobre el mueble sin mencionar de cuál se trata. Por parejas, cada alumno deberá leer una a una las pistas escritas a fin de que el compañero adivine de qué mueble se trata.

1.jpg

3. MemorIKEA 

Sugerencia #1: Repasamos el vocabulario del mobiliario con los niveles más bajos.  Con las cartas de la baraja, los alumnos juegan a formar parejas para repasar el vocabulario básico de los muebles y otros elementos de decoración.

Sugerencia #2: Repasamos el vocabulario del mobiliario y las habitaciones de la casa. En esta versión del Memory, los alumnos tienen que emparejar dos cartas que muestren elementos decorativos o muebles que puedan ir en la misma habitación. Por ejemplo: la cama con la descalzadora, pues ambas podrían ir en la habitación. 

2

Continuemos con la presentación del segundo recurso: Rollo de pegatinas para marcar fechas. 

Seamos francos, este artículo no es otra cosa que un rollo de pegatinas para marcar la fecha de caducidad de los alimentos. No obstante, bien mirado, también podría ser utilizado como una línea del tiempo, una invitación a un evento o un cuadernito enrollable donde anotar las fechas clave de diferentes acontecimientos históricos.

Sugerencia #1: Trabajamos tiempos verbales de futuro para formar una línea del tiempo y hablar de planes de futuro. Cada alumno recibe una pegatina, donde deberá marcar el año, el mes y el día de un acontecimiento futuro o evento importante. En las líneas de la pegatina, el alumno deberá describir, muy brevemente, de qué acontecimiento se trata. Cuando todos los alumnos hayan terminado, los alumnos se hacen preguntas para averiguar más sobre los eventos de los compañeros. Finalmente, los alumnos deberán poner los acontecimientos por orden cronológico para formar una línea del tiempo de futuro y comentar quién va a hacer qué en los próximos días/meses/años.

Sugerencia #2: Trabajamos tiempos verbales de pasado para formar una línea del tiempo y hablar de acontecimientos pasados. Se procede de igual forma que para la sugerencia #1 pero, en este caso, los alumnos manejan fechas y acontecimientos pasados. La pregunta para iniciar la actividad podría ser algo así como ¿Qué acontecimiento ha sido el más importante de tu vida?

IMG_0014.JPG

IMG_0066

¡A la basura NO!

Descubre cómo transformar materiales desechados en material didáctico. 

IDEA #1: Tablero lince, veo-veo, busca y encuentra…

Diseña tu propio tablero para jugar al Lince, Veo Veo, Busca y encuentra o cualquier otro juego que se te ocurra para llevar al aula.

¿Qué necesitas? Puedes diseñar increíbles tableros con trozos de cartón viejos de diferentes dimensiones que tengas en casa y unas cuantas pegatinas de motivos variados.

¿Cómo llevarlo al aula? Este recurso se presta muy bien a repasar cualquier tipo de léxico (partes del cuerpo, preposiciones, colores…), estructuras gramaticales (imperativo), trabajar la comprensión auditiva (¿dónde está…? ¿de qué color..?)…

LINCE_ 1.JPG

LINCE_4

IDEA #2: De pesca

Diseña un divertido juego de pesca para trabajar el vocabulario y la destreza comunicativa con los más pequeños.

¿Qué necesitas? Sólo necesitas pegatinas, bolas de corcho, un recipiente más o menos grande y una red de pesca.

¿Cómo llevarlo al aula? Este tipo de actividad funciona, sobre todo, para trabajar el abecedario, la pronunciación y el vocabulario más básico con los alumnos de infantil. Puedes plantear la actividad de tal forma que los alumnos tengan que pescarte la letra que les pidas, pescar la primera letra de una palabra determinada, pescar la imagen de la palabra deletreada o, también, pedirles a otros compañeros que pesquen una letra que necesiten para completar una palabra.

FISHING_1.JPGFISHING_3.JPG

IKEA-terapia también para profes

IMG_0001

Mi adicción a las compras de materiales diver-didácticos empezó cuando descubrí la cadena de tiendas Tiger gracias a (por culpa de) mi colegaJRamónELE. Después vinieron las compras (casi siempre acompañada de otra colega del gremio, Cris EducaGlobal) en Sostrene Grene, EurekaKids, Mouse, Primark, Hema, la sección de papelería de El Corte Inglés y Dealz, entre otros.

No hace mucho fui a Ikea a buscar unas cosillas de mobiliario para mi piso cuando, casi sin darme cuenta, me encontré a mi misma fisgoneando en una sección nueva, entre la nave de colchones y la de la cortinas, y metiendo como una loca en mi cesto productos y productos en sueco que, para ser honesta, tampoco entendía muy bien para que valían…

Total, que después de casi una hora dando vueltas por aquella sección y algún que otro percance con niños que intentaban hacerse con la última unidad de un Jenga gigante personalizable, me decanté por cuatro maravillosos productos que, en esta y otras entradas más que han de venir, me dispongo a describiros.

No penséis que escribo estas líneas para poneros los dientes largos, incitaros a gastar vuestros ahorrillos en Ikea o deciros que me llevé el último juego de Jenga gigante:). Os escribo porque quiero que, con mis ideas y con las vuestras propias surgidas a partir de las mías, llevéis la inspiración, la diversión y la pedagogía de la creatividad al aula.

En esta entrada me gustaría describiros y proponeros algunas ideas para trabajar con uno de los cuatro productos que adquirí: un cuaderno de actividades gigante tamaño A3 con láminas que ofrecen un sinfín de ideas y dinámicas chulas para trabajar la segunda lengua de forma integral: el léxico, la gramática, la comprensión auditiva, la expresión escrita y las habilidades comunicativas.

Los cuadernos de actividades no son nuevos en el aula de idiomas con niños (e incluso, en ocasiones, con adultos), aunque creo que igual puedo aportaros alguna idea nueva o ayudaros a modificar algún clásico a partir de alguna sugerencia.

Empecemos pues.

Cuaderno de actividades 

Características generales del producto: Se trata de un cuaderno con láminas coloreables en B/N, láminas a todo color de tamaño A3 para construir y personalizar tu propia marioneta o muñeco de papel, dibujos de lugares variados con objetos de diferentes tamaños y temática, escenas para encontrar las diferencias, laberintos personalizables, rostros incompletos y dibujos para completar uniendo puntos.

Sugerencia de explotación didáctica con las láminas coloreables de objetos de tamaños y temática variada: 

Con las láminas coloreables se pueden hacer las clásicas actividades de dictados de colorear; la actividad de busca, colorea y describe al resto de la clase o jugar a verdad o mentira, una actividad en la que los alumnos escriben frases verdaderas y falsas sobre los objetos que hay en el dibujo utilizando para ello preposiciones, adjetivos de descripción y el léxico que aparezca y el resto tiene que decidir sin son ciertas o no.

Otra idea que se me ocurre es que cada alumno coloree y añada dos o tres elementos más a la lámina. Después, se exponen en algún lugar visible del aula, se le pide a algún alumno que empiece a describir lo que ve en alguna de ellas sin decir de cuál se trata y, matamoscas en mano, se les pide que “cacen” con el matamoscas la lámina que está siendo descrita.

Recortando los objetos de la lámina, los alumnos pueden diseñarse su propio mini-diccionario visual, para lo cual también pueden agrupar las imágenes por campos semánticos o ir pegándolas siguiendo un orden alfabético.

Como veis, un sinfín de posibilidades.

Sugerencia de explotación didáctica con las láminas para construir y personalizar tu propia marioneta o muñeco de papel: 

Con la marioneta DIY que incluye el cuaderno, se pueden generar personajes para  narrar historias, diseñar ropa y hacer un pase de modelos con los muñecos o, simplemente, ponerle nombre, presentarlo al resto de la clase y decirle a los niños que, si quieren saber más sobre el nuevo visitante, deberán dirigirse a él/ ella en su lengua materna (es decir, la que están aprendiendo los niños) ya que, por desgracia, este nuevo alumno no entiende otro idioma.

También se me ocurre crear una casa para la marioneta o crear un club de marionetas en el que cada uno exponga los problemas/anécdotas del día. Esta última idea puede estar genial para saber más sobre cómo se sienten los alumnos o lo que más (o menos) les ha gustado de la clase, ya que les incita a abrirse al adoptar una identidad que no es la suya propia.

Sugerencia de explotación didáctica con las escenas para encontrar las diferencias: 

Las imágenes pensadas para encontrar las diferencias son un clásico en el aula y, como bien sabemos, se prestan mucho a trabajar el léxico, los comparativos, superlativos, adverbios, etc.

Con este material se pueden hacer mini concursos por parejas, a ver qué pareja es más rápida en encontrar todas las diferencias. Se les puede pedir que coloreen las diferencias y luego las describan al resto de la clase o, incluso que añadan tres o cuatro más y les pidan al resto de compañeros que las encuentren.

Sugerencia de explotación didáctica con las láminas de laberintos personalizables: 

Los laberintos constituyen un excelente recurso para que los más pequeños trabajen la motricidad y su inteligencia viso-espacial.

A la hora de plantearlo como recurso para el aula de idiomas, se me ocurre que se les podría pedir a los alumnos que pensasen en algo que desearían tener o conseguir en sus vidas y lo dibujasen en el centro del laberinto. Después, se les pediría que investigasen las distintas rutas posibles para llegar a él, marcasen la correcta y explicasen qué impedimentos han encontrado hasta llegar a su objetivo.

Otra idea podría ser convertir el laberinto en una especie de mandala. En esta ocasión, se les pediría a los alumnos que escribiesen en el centro una cualidad positiva que les represente y que les haga únicos; en el siguiente, algún miedo que les impida ser ellos mismos y, finalmente, en alguno de los círculos más exteriores, alguna palabra que describa cómo creen ellos que les ven los demás. Como última tarea, se les podría pedir que escribiesen un breve texto reflexionando sobre cómo podrían conseguir o qué podrían hacer para conseguir que los demás compañeros descubriesen esa cualidad positiva que les hace únicos.

Sugerencia de explotación didáctica con los rostros incompletos: 

Esta lámina es ideal para trabajar las descripciones físicas, las emociones, los adjetivos, los complementos y accesorios y las partes del rostro.

Una primera idea para trabajar con este material podría ser que, por parejas, completaran los rostros de dos láminas de forma idéntica y eligiesen un nombre para cada personaje para, posteriormente poder jugar al mítico quién es quién con esos dos tableros personalizados.

Otra propuesta podría ser que las completaran con sus familiares y, posteriormente los presentaran al resto de la clase o, también, que se dibujasen a ellos mismos en distintas ocasiones mostrando diferentes emociones o diferentes ropas dependiendo de la situación que fuese. También se les podrían añadir burbujas de texto con mini conversaciones o pensamientos.

Sugerencia de explotación didáctica con las láminas de dibujos para unir puntos: 

Estas láminas son fantásticas para trabajar la motricidad fina de los alumnos más pequeños, pero también para trabajar los números (o letras, en algunos casos) y la inteligencia viso-espacial.

Con los más peques, se puede utilizar para jugar a Búscame… Para hacerlo más divertido se les puede entregar una lupa, nombrarles el número y pedirles que lo busquen y señalen con una X.

Se me ocurre que, partiendo del modelo que ofrece el cuaderno, los alumnos diseñen ellos mismos su propio dibujo para unir con puntos. Esta actividad podría funcionar muy bien con el segundo ciclo de primaria, ya que en este punto tienen más desarrollada su conciencia espacial.

También podría hacerse algo parecido pero, en lugar de unir puntos para formar un dibujo, formar palabras o frases.

Consejo: Aunque vienen varias copias de cada lámina, os recomiendo escanearlo y reducirlo a tamaño A4 para así poder fotocopiar más cómodamente y poder reutilizar el cuadernillo en el futuro. Además, las fichas en tamaño folio resultan más fáciles de manejar, por lo que facilitáis el trabajo a los alumnos.

 

 

Advertisements