FaceMory: un memory personalizado sobre las emociones

FaceMory: un memory personalizado sobre las emociones

IMG_20160406_204935

Cómo crear un FaceMory en tres pasos

1. Haz fotos de tus alumnos y de ti mismo mostrando emociones diferentes: sorprendido, asustado, alegre, enfadado, triste, pensativo... En nuestro caso, hemos utilizado una cámara Polaroid que imprime instantáneas a color. No obstante, también puedes optar por la opción de imprimir las fotografías en una impresa normal en B/N.

2. Pega una cartulina detrás de las fotografías o impresiones para reforzar el material y hacerlo más consistente.

3. Con la misma cartulina que empleaste para reforzar las fotografías, recorta tarjetas del mismo tamaño que las fotos y escribe las emociones en palabras o dibuja emojis que representen las emociones seleccionados.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de diseñar el FaceMory:

¿Qué emociones escoger y por qué?

Dependiendo de la edad de nuestros alumnos escogeremos unas emociones u otras. Por ejemplo, si se trata de un grupo de alumnos con edades de 3-6 años, lo adecuado es trabajar las emociones más básicas: enfadado, triste, contento, sorprendido, asustado, cansado. Para grupos de alumnos de niveles de primaria conviene incluir emociones un poco más complejas como pensativo, estresado, frustrado, avergonzado… 

¿Por qué trabajar con fotografías de los propios alumnos y del profesor?

Al trabajar con las propias caras de los alumnos se consigue personalizar el contenido y hacerlo más significativo para ellos, ya que están manipulando una realidad que les resulta familiar. Además, la relación que existe entre los alumnos conseguirá conectar el contenido con sus emociones (la amígdala), lo cual hará que el contenido aprendido sea interiorizado y perdure en su memoria a largo plazo. 

¿Qué versión del juego es mejor para cada edad?

Para los niveles de infantil y el primer curso de primaria, lo ideal es trabajar sólo con imágenes, ya que la habilidad lectora aún no está completamente desarrollada en su lengua materna.  Para estos niveles lo ideal es fotografiar a dos niños con la misma emoción para crear las parejas. Por ejemplo, dos alumnos posan para la emoción de miedo; otros dos, para la cara de alegría y así sucesivamente hasta formar un memory con las emociones que se quieran trabajar. Otra alternativa podría ser hacer parejas con una fotografía de un alumno y el dibujo de su emoji correspondiente. Con estos niveles lo más indicado es jugar a una versión de FaceMory donde solamente tengan que formar parejas, ya que la capacidad de memorización en estas edades es bastante reducida.

Para niveles más avanzados de primaria se puede hacer un memory con tres cartas: una carta con la palabra de la emoción escrita, otra con el emoji y otra con la fotografía de la cara. 

FaceMory en el aula: 

¿Cuál es el propósito de esta actividad?

Jugando al FaceMory conseguimos que los alumnos conecten con el contenido, que trabajen su capacidad para memorizar, trabajar vocabulario de una forma divertida y, sobre todo, ayudarles a trabajar su empatía al tener que reconocer emociones en otras personas. 

Otras ideas para explotar este material:

  • Pregunta a los alumnos: ¿En qué ocasiones nos sentimos tristes/alegres/asustados…?
  • Describe una situación y pide a los alumnos que elijan una emoción: Cuando jugamos con nuestro mejor amigo en el parque a mi juego favorito me siento…
  • Dibuja bocadillos sobe la fotografía y pide a los alumnos que escriban lo que piensan los compañeros dependiendo de la emoción.

IMG_20160406_164736

untitled-infographic (33)

IMG_20160406_205216

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s