Month: March 2016

Visualnario: El primer diccionario visual de bolsillo personalizable

¿Buscas ideas para ampliar tu vocabulario en la segunda lengua de una manera realmente efectiva?

a_1

Está más que comprobado que intentar memorizar largas listas de términos nuevos cada día no tiene ningún sentido. NO FUNCIONA. A continuación, te sugerimos una divertida propuesta para que empieces a elaborar tu propio diccionario visual personalizado.

Esta sencilla idea integra diferentes acciones que te ayudarán a manipular, visualizar, comprender, memorizar y ver en contexto nuevas palabras de manera efectiva.

El primer paso para crear tu propio diccionario visual es conseguir unas tarjetas -del tamaño y color que se prefiera-, unos separadores que marquen las letras del abecedario y una caja donde almacenar las tarjetas.

a_2

Las palabras que formarán parte del diccionario visual personalizado dependen enteramente de tus necesidades y de tu propio ritmo de trabajo, aunque conviene no exceder el límite de dos palabras nuevas por día.

Una vez se haya seleccionado el término a memorizar, el primer paso es buscar las letras en revistas y periódicos viejos, recortarlas y pegarlas para formar la palabra.  Con esa acción estamos manipulando las letras de la palabra y deteniéndonos en su grafía.

En un segundo paso, es importante también tomarse un tiempo para realizar un breve dibujo que represente visualmente el concepto que representa la palabra. Si se trata de un término abstracto, es importante recurrir a las experiencias personales para conectar nuestras emociones con el contenido. Por ejemplo, si el término que se quiere memorizar es enamorarse, se puede realizar el dibujo del lugar donde nos dimos nuestro primer beso con el primer amor que tuvimos.

a_4

Finalmente, en la parte posterior de la tarjeta, conviene escribir una breve definición del término y una frase -personalizada- en la que aparezca la palabra en contexto.

Con estos tres sencillos pasos ya tienes toda la información que necesitas para darle forma a tus experiencias de aula, tus recuerdos y, sobre todo, tus necesidades lingüísticas.

Y tú ¿A qué esperas para crear tu propio diccionario visual de bolsillo?

 

No es magia, es IKEA

Hace unos días publicaba mi primera entrada “IKEA-terapia también para profes” con el objetivo de presentaros algunos de los materiales que había adquirido en estos almacenes para convertirlos en materiales didácticos para mis clases.

Pues bien, en esta segunda entrada os explicaré cómo utilizar otros dos de los productos que adquirí en aquella febril jornada de compras.

Comencemos con uno de mis preferidos: Baraja de cartas con imágenes de los básicos de IKEA. 

IMG_0057.JPG

Se trata de un paquete que contiene 70 cartas con fotografías a todo color de los muebles y elementos de decoración clásicos de IKEA. Si mal no recuerdo, en la misma sección donde encontré este recurso, había otro modelo de baraja con imágenes de personajes y lugares variados. Después de algún tiempo debatiéndome entre los dos modelos, me decanté por la baraja de muebles y elementos de decoración por las opciones tan interesantes que ofrecía. Pero ya se sabe, para gustos, colores.

Veamos qué opciones didácticas ofrece este recurso:

1. Montando muebles

Esta actividad permite trabajar textos instructivos y puntos gramaticales como el imperativo, además del léxico relacionado con los muebles, los materiales, las herramientas, el bricolaje y los adjetivos.

ikea_1.jpg

¿Cómo se desarrolla la actividad? 

Sugerencia #1: Trabajamos la escritura de textos instructivos. El profesor entrega una carta por grupo (o pareja) y, basándose en algún otro modelo de instrucciones de muebles de IKEA, cada grupo (o pareja) redacta un breve texto instructivo con los pasos que ellos consideran necesarios para montar el mueble de su carta. Una vez estén todos los textos terminados, el profesor coloca todas las cartas en la pizarra o en algún otro lugar visible del aula y pide a cada grupo (o pareja) que lea sus textos instructivos en voz alta a fin de que el resto de equipos adivine de qué mueble se trata.

Sugerencia #2: Trabajamos la lectura comprensiva de textos instructivos:  El profesor busca las instrucciones para montar tres de los muebles que aparecen en la baraja y divide la clase en tres equipos. Es importante que las instrucciones no contengan fotos del mueble ni el nombre del mismo para evitar dar pistas. Cada equipo recibe una carta y una copia de los tres textos instructivos. Transcurridos 5-8 minutos, los equipos deberán decidir qué instrucciones se corresponden con su carta.

2. ¿Qué pongo en esta habitación?

Sugerencia #1: Trabajamos las partes de la casa, el mobiliario y las preposiciones a partir de una actividad de dictado. Los alumnos reciben el plano de una vivienda sin muebles y se les pide que elijan, de todas las cartas mostradas, los ocho muebles que pondrían en sus viviendas. Los alumnos deberán ubicar en sus planos los muebles seleccionados escribiendo el nombre que aparece en la tarjeta e indicar su posición con una X. Cuando hayan terminado, se dibuja un plano mudo en la pizarra para que un alumno describa la distribución de los muebles de su plano, al mismo tiempo que otro va anotando la información correctamente en el plano de la pizarra. Dependiendo del nivel, la actividad se puede realizar en grupo (A1, A2, B1) o por parejas (B2, C1).

Sugerencia #2: Trabajamos las descripciones y funcionalidad del mobiliario a partir de un juego de adivinanzas. Los alumnos eligen un mueble para una de las habitaciones y escriben 10 pistas sobre el mueble sin mencionar de cuál se trata. Por parejas, cada alumno deberá leer una a una las pistas escritas a fin de que el compañero adivine de qué mueble se trata.

1.jpg

3. MemorIKEA 

Sugerencia #1: Repasamos el vocabulario del mobiliario con los niveles más bajos.  Con las cartas de la baraja, los alumnos juegan a formar parejas para repasar el vocabulario básico de los muebles y otros elementos de decoración.

Sugerencia #2: Repasamos el vocabulario del mobiliario y las habitaciones de la casa. En esta versión del Memory, los alumnos tienen que emparejar dos cartas que muestren elementos decorativos o muebles que puedan ir en la misma habitación. Por ejemplo: la cama con la descalzadora, pues ambas podrían ir en la habitación. 

2

Continuemos con la presentación del segundo recurso: Rollo de pegatinas para marcar fechas. 

Seamos francos, este artículo no es otra cosa que un rollo de pegatinas para marcar la fecha de caducidad de los alimentos. No obstante, bien mirado, también podría ser utilizado como una línea del tiempo, una invitación a un evento o un cuadernito enrollable donde anotar las fechas clave de diferentes acontecimientos históricos.

Sugerencia #1: Trabajamos tiempos verbales de futuro para formar una línea del tiempo y hablar de planes de futuro. Cada alumno recibe una pegatina, donde deberá marcar el año, el mes y el día de un acontecimiento futuro o evento importante. En las líneas de la pegatina, el alumno deberá describir, muy brevemente, de qué acontecimiento se trata. Cuando todos los alumnos hayan terminado, los alumnos se hacen preguntas para averiguar más sobre los eventos de los compañeros. Finalmente, los alumnos deberán poner los acontecimientos por orden cronológico para formar una línea del tiempo de futuro y comentar quién va a hacer qué en los próximos días/meses/años.

Sugerencia #2: Trabajamos tiempos verbales de pasado para formar una línea del tiempo y hablar de acontecimientos pasados. Se procede de igual forma que para la sugerencia #1 pero, en este caso, los alumnos manejan fechas y acontecimientos pasados. La pregunta para iniciar la actividad podría ser algo así como ¿Qué acontecimiento ha sido el más importante de tu vida?

IMG_0014.JPG

IMG_0066

En la próxima entrada, más IKEA; más terapia 😉

 

 

¡A la basura no!

Descubre cómo transformar materiales desechados en material didáctico. 

IDEA #1: Tablero lince, veo-veo, busca y encuentra…

Diseña tu propio tablero para jugar al Lince, Veo Veo, Busca y encuentra o cualquier otro juego que se te ocurra para llevar al aula.

¿Qué necesitas? Puedes diseñar increíbles tableros con trozos de cartón viejos de diferentes dimensiones que tengas en casa y unas cuantas pegatinas de motivos variados.

¿Cómo llevarlo al aula? Este recurso se presta muy bien a repasar cualquier tipo de léxico (partes del cuerpo, preposiciones, colores…), estructuras gramaticales (imperativo), trabajar la comprensión auditiva (¿dónde está…? ¿de qué color..?)…

LINCE_ 1.JPG

LINCE_4

IDEA #2: De pesca

Diseña un divertido juego de pesca para trabajar el vocabulario y la destreza comunicativa con los más pequeños.

¿Qué necesitas? Sólo necesitas pegatinas, bolas de corcho, un recipiente más o menos grande y una red de pesca.

¿Cómo llevarlo al aula? Este tipo de actividad funciona, sobre todo, para trabajar el abecedario, la pronunciación y el vocabulario más básico con los alumnos de infantil. Puedes plantear la actividad de tal forma que los alumnos tengan que pescarte la letra que les pidas, pescar la primera letra de una palabra determinada, pescar la imagen de la palabra deletreada o, también, pedirles a otros compañeros que pesquen una letra que necesiten para completar una palabra.

FISHING_1.JPGFISHING_3.JPG

¡Feliz reciclaje!