Estrategias, consejos y recursos para afrontar tus exámenes de lengua extranjera con éxito

Estrategias, consejos y recursos para afrontar tus exámenes de lengua extranjera con éxito

learning

En prácticamente todas las titulaciones oficiales actuales, como puede ser el Instituto Cervantes, la Escuela Oficial de Idiomas, Cambridge, Trinity, etc. existen cuatro destrezas fundamentalmente a las que el candidato ha de enfrentarse. Estas destrezas consisten en escuchar, escribir, leer y hablar en la segunda lengua.

Para muchos estudiantes, trabajar la segunda lengua en casa resulta complicado, en muchos casos, por falta de motivación como consecuencia de la inexistencia de un plan o unas técnicas de estudio eficientes.

En este artículo se proporcionarán recursos y consejos que permitirán al alumno desarrollar estrategias personales para maximizar su tiempo de estudio en el hogar a fin de preparar a conciencia el examen de la L2.

Cómo trabajar la comprensión auditiva y la expresión oral

impimagenLa comprensión auditiva y la expresión oral son las dos tareas más duras para la mayoría de los candidatos. La comprensión auditiva, en la mayoría de los exámenes, supone que el candidato sea capaz de afrontar una serie tareas en las que tiene que escuchar diferentes acentos y situaciones comunicativas de distinta naturaleza, desde una entrevista sobre un tema de naturaleza hasta una conversación entre alumnos debatiendo sobre qué actividades realizar para el festival de su colegio.

Por su parte, la expresión oral conlleva que el candidato sea capaz, por un lado de comprender a su interlocutor y, por otro, de saber emplear los recursos lingüísticos necesarios para elaborar frases apropiadas y así poder mantener la conversación sobre temas también de diversa índole.

A fin de preparar a conciencia estas dos destrezas se recomienda practicar a diario. Lo mejor y más recomendable para afrontar la escucha de un determinado examen como, por ejemplo, de Cambridge, es realizar ejercicios tipo examen para así ir preparados a conciencia y sabiendo el modelo de tarea a realizar.

El problema de muchos estudiantes a la hora de preparar estas partes del examen es que no encuentran ninguna motivación en realizar escuchas sobre temas que no son de su interés. Una posible solución a este problema pasaría por practicar la escucha activa viendo películas o series en versión original, escuchar algún programa de radio en la lengua que se quiera practicar, escuchar charlas sobre alguna temática en particular en youtube o ver programas que despierten algún tipo de interés en el alumno.

Ahora bien, una desventaja fundamental que existe con este tipo de actividades es que, en la mayoría de los casos, la escucha no es activa, es decir, no se escucha con el propósito de realizar una tarea de comprensión posteriormente, con lo cual, el esfuerzo por comprender los detalles no es el mismo que el que se realizaría con una ejercicio tipo examen.

Si se quiere trabajar con películas, canciones, canales de radio o programas de televisión, una buena idea para sacarles el máximo partido es coger lápiz y papel e ir anotando aquel vocabulario que más llame la atención o, incluso, tras haber visto la película o la serie, escribir un breve resumen sobre la temática principal, ver la película en nuestra lengua materna y contrastar el resumen para ver si nuestra primera interpretación es correcta. En definitiva podría decirse que, cualquier actividad que requiera que reflexionemos, anotemos vocabulario, contestemos preguntas o resumamos es un buen método para trabajar la comprensión auditiva.

En lo que respecta a la producción oral, lo ideal es contar con el apoyo de un profesional que no guíe en el proceso, aunque sin descuidar el trabajo individual en casa. En este punto también hay que destacar que existen infinidad de recursos y trucos que se pueden emplear para trabajar la fluidez verbal y multiplicar los más recursos lingüísticos con los que construir nuestro discurso.

Un truco podría ser preparar una batería de preguntas pertenecientes a un tema, por ejemplo, el mundo del trabajo y buscar expresiones y vocabulario clave sobre el tema e ir trabajando ese material durante, al menos, una semana para conseguir familiarizarnos con ese vocabulario nuevo.

También se puede pedir a algún conocido o a alguno de nuestros profesores que sepamos que hable bien el idioma que se grabe y escuchar la grabación para conseguir una pronunciación y entonación más real o pedirles que nos escuchen y nos orienten sobre cómo mejorar nuestra pronunciación o entonación.

Por otro lado, si lo que se pretende es practicar y conocer a la perfección las características fundamentales de la prueba a la que el candidato aspira a presentarse, un buen recurso podría ser buscar vídeos de otros candidatos en canales como Youtube para ver cuáles son las pruebas, el tipo de vocabulario recurrente, las preguntas más habituales o los aspectos a los que el examinador suele darle más o menos importancia.

Hay infinidad de videos con comentarios de otros candidatos a los que se pueden acceder con tan sólo escribir el nombre del examen. Es algo muy sencillo, muy práctico y, sobre todo, muy útil.

Por supuesto, las sesiones con algún profesor que conozca de primera mano el tipo de examen constituye un excelente recurso para trabajar el formato y profundizar en aquellos aspectos más difíciles de trabajar en casa.

Cómo trabajar la comprensión lectora y la expresión escrita

cropped-img_bookstore.jpg

Si bien es cierto que escuchar y hablar en la segunda lengua supone una mayor dificultad para la mayoría de la gente, a la hora de escribir o comprender un texto también surgen dudas, ya que, en muchas ocasiones, la falta de vocabulario nos impide comprender totalmente un texto o expresarnos eficientemente de forma escrita.

Otro problema que hay es que, en muchas ocasiones, por falta de motivación, se tiende a descuidar estas dos destrezas. Seamos sinceros ¿a quién le apetece ponerse a leer un texto o a escribir sobre algo que no nos motiva ni llama la atención? Esta falta de motivación lleva a que no se practique lo suficiente y, obviamente, sin práctica, es muy difícil que adquiramos nuevo vocabulario. Y, claro está, sin vocabulario, va a resultar mucho más complicado y menos atrayente ponernos a leer o escribir en cualquiera que sea el idioma que estemos aprendiendo.

Ahora bien, ¿cómo podemos entonces romper esta dinámica? Una buena solución sería decantarse por textos que nos motivan con temáticas de nuestro interés. Si nos interesa la moda, el cine o los videojuegos, una excelente opción sería escoger textos sobre esas temáticas, hacer resúmenes de los mismos y trabajar el vocabulario nuevo. Siempre estaremos más motivados leyendo algo que conocemos o nos atrae que leyendo textos de un libro de exámenes. Lo fundamental es no perder la práctica y estar en contacto con el idioma a diario.

En lo que a producción escrita se refiere, el principal problema que existe es que, muchas veces, no sabemos cómo practicarla o, al igual que con la lectura, no nos atrae escribir sin un propósito. Si optamos por escribir cartas o correos a amigos o resúmenes de libros o películas que hayamos visto recientemente, estaremos trabajando la producción escrita casi sin darnos cuenta.

Cómo vemos, estar motivados y desarrollar estrategias de aprendizaje personalizadas son aspectos fundamentales que no han de descuidarse a la hora de planificar el estudio de la L2, no sólo en clase, sino también en el hogar.

Untitled Infographic

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s