Aprendiendo el valor de las cosas: Propuestas para el aula de idiomas de Primaria.

En en esta entrada se proponen algunas actividades para abordar el tema de la alimentación a partir de contenidos transversales y un enfoque experimental gracias al cual, los más pequeños aprenderán, además de los contenidos lingüísticos propios de la temática, importantes lecciones vitales como reflexionar sobre su economía doméstica o la importancia de analizar de manera crítica lo que consumimos para desarrollar buenos hábitos, tanto alimenticios como de consumo.

Activamos vocabulario

Una vez introducidos y presentados los nombres de diferentes alimentos, el profesor distribuye los envoltorios o cajas de diferentes productos de comida por el aula y pide a los alumnos que los identifiquen, los muestren al resto de la clase y digan los nombres en voz alta.

Como puede apreciarse en las fotos, el material empleado para llevar a cabo la actividad fue un cesto de productos de compra de juguete y un brazo que funciona a modo de pinza. Como alternativa a este material, también se pueden utilizar cajas y envoltorios de alimentos reales y una red cazamariposas para que los alumnos “pesquen” el producto correcto. Dependiendo del nivel de competencia del grupo, los alumnos pueden ser los que pidan a sus compañeros que les pasen o muestren un artículo determinado para, de esta forma, involucrar a todo el grupo.

Reflexionamos sobre el valor de las cosas

En esta actividad los alumnos practican los verbos de preferencia y se familiarizan con el precio de aquellos productos que más/menos les gustan o consumen.

Para llevar a cabo la actividad solo se necesita una cartulina, rotuladores, tijeras, pegamento y folletos de compra. Los alumnos dividen la cartulina en cuatro partes y anotan o dibujan los verbos encantar, gustar, no gustar y odiar. Una vez hecho esto, buscan, recortan y pegan los alimentos en la sección correspondiente junto con los precios que vienen marcados. En lugar de practicar los verbos de preferencia, se pueden trabajar otros contenidos como, por ejemplo, los comparativos de desigualdad. Para ello, los alumnos escribirán en las diferentes secciones oraciones tipo: los productos que más / menos consumimos en casa; los productos más baratos / caros; los productos más / menos necesarios para llevar una vida saludable… Como paso final, cada alumno presenta su póster al resto de la clase.

img_20161115_163129

Aprendemos a administrarnos

La actividad que se propone a continuación puede llevarse a cabo en el aula con unos folletos de compra y dinero de juguete o, si las características del grupo lo permiten, realizarla en algún supermercado.

El profesor prepara una lista de compra detallando las unidades que han de comprarse de cada artículo. Si la actividad se realiza en el aula, los alumnos buscan en los catálogos de compra los artículos detallados en la lista y anotan el precio por unidad. Utilizando dinero de juguete, los alumnos calculan el total según las cantidades detalladas, preparan la cantidad exacta y se la entregan al profesor, quien deberá comprar que las operaciones se han realizado debidamente y que la cantidad de dinero entregada es la correcta.

En caso de poder contar con la opción de desplazarse a un supermercado, los alumnos buscan los productos, calculan el total según las unidades detalladas en la lista de la compra y pagan en caja con el dinero entregado previamente por el profesor.

Otra alternativa que funciona muy bien es pedir a los alumnos que seleccionen de un catálogo de compra aquellos productos que podrían adquirir por valor de no más de 20 euros. Para hacerlo más interesante, se puede plantear como un reto y conceder a los alumnos 5 minutos para que completen su cesta de la compra con los productos del catálogo y sin pasarse de los 20 euros.

IMG_20161204_172629.jpg

Al final de la entrada encontraréis los descargables para esta actividad.

Aprendemos sobre los grupos alimenticios

Para trabajar los grupos alimenticios con los más peques, se les puede entregar un descargable coloreable para que, siguiendo un código de colores, coloreen los alimenos propuestos según el grupo al que pertenezcan.

Como alternativa, también se pueden hacer pizzas gráficas cuyas porciones muestren de forma visual la importancia de cada grupo alimenticio.

Analizamos los alimentos que más nos gustan

Como última propuesta, los alumnos aprenden a interpretar las etiquetas de los productos analizando los valores nutricionales de su alimento favorito.

Con el producto delante, los alumnos realizan un dibujo del mismo y completan la etiqueta con los datos más relevantes: grasas, calorías, carbohidratos, azúcares, proteínas, etc. La actividad puede plantearse como una actividad de mediación o como un mini proyecto de matemáticas en el que los alumnos tengan que calcular los valores nutricionales para diferentes cantidades y tomando como referencia los valores nutricionales marcados en el producto por cada 100 gramos.

Descargables para ELE y ELT

¿Qué comprarías del catálago de compra por 20 euros?

bolsa-compra

What would you buy from the shopping brochure?

shopping-bag_18608813_146f6888ca0c1b3abf894082ee6ad943be20f907

Haz las cuentas

lista-compra

Crunching the numbers

shopping-list

Grupos alimenticios coloreables

grupos-alimentos

Food groups to colour

food groups.png

Analiza la etiqueta nutricional de tu alimento favorito

informacion-nutricional

Analyze your favourite food’s nutrition facts label

nutrition-facts

 

Creative Chef: Una manera diferente de practicar los alimentos en el aula de idiomas.

Llega al aula de ELE la nueva sensación culinaria… Creative Chef.

Creative Chef se trata de un divertido concurso de cocina en el que los alumnos tendrán que confeccionar un menú de dos platos y postre para dos personas a partir de un número limitado de productos de máquinas expendedoras y un prespuesto de 5 euros.

¿Pensabas que ya lo conocías todo sobre cómo enseñar el tema relacionado con la alimentación? Déjate sorprender con esta deliciosa receta didáctica pensada para los paladares pedagógicos más creativos y exigentes.

Después de abordar los temas de la alimentación y la nutrición durante casi tres semanas y teniendo en consideración diferentes objetivos lingüísticos, gramaticales y comunicativos, el último paso que pone la guinda al pastel supone la planificación y creación de un producto palpable y degustable que permita a los alumnos experimentar de primera mano una temática tan sugerente y deliciosa como la que han venido cociendo durante semanas.

Cómo llevar Creative Chef al aula

1. En un primer lugar, los alumnos completan las fichas descargables con sus ideas para el menú. Dependiendo de las características del grupo, los alumnos podrán llevar a cabo la tarea de manera individual, por parejas o en pequeños grupos.

2. Una vez hayan diseñado los menús en papel, los alumnos los presentan al resto de la clase, quienes deberán votar -en secreto- cual de los menús es el más original, el más delicioso y el más saludable. En el caso de que sea posible, los alumnos pueden elaborar el menú utilizando productos reales que encuentren en las máquinas expendedoras. En este caso, el profesor podrá ajustar el presupuesto según más convenga.

3. Como alternativa a la modalidad detallada en los puntos 1 y 2, Creative Chef puede llevarse al aula de tal forma que los alumnos preparen de manera individual una receta a partir de cinco productos de una máquina de vending cualquiera -no hay presupuesto límite- y presentan el plato al resto de compañeros, quienes decidirán quien debe hacerse con el título de Creative Chef, el premio al más original, al menú más delicioso y al más saludable.

A continuación encontraréis los descargables necesarios para llevar la actividad al aula.

Descargable Menú máquina expendedora para la clase de ELE:

vending_maquina

Descargable Menú máquina expendedora para profes de inglés:

vending_machine

Plantilla para receta:

plantilla_receta

new-piktochart_172_c3a02b7cdc328b90d1978c4223c1a0e9265a1ceeInsignias descargables:

cooking-contest_18444998_33363f5a9ec035a08dfab4d12ae30b9b656d607b

template_1_1

creative-chef

¡Que tengáis un feliz y delicioso Creative Chef!

 

 

Sacándole los colores al otoño

img_20161107_153550

Decorar calabazas, buscar setas por el bosque, pintar piñas, escuchar el ruido de las hojas secas al pisarlas… El otoño es una época para disfrutar y descubrir la cara más romática y mística de la naturaleza. Pero… ¿Cómo acercar esta estación al aula de primaria para trabajar la segunda lengua, contenidos transversales y despertar la curiosidad de nuestros alumnos?

Sacándole los colores al otoño es una recopilación de ideas que ayudarán al profesor de lengua extranjera de primaria a abordar el tema del otoño desde las matemáticas, la lógica, las actividades plásticas y la literatura. Es importante recordar que las actividades aquí propuestas pueden ser adaptadas según las necesidades particulares del grupo -tamaño, nivel de competencia en la L2, conocimientos previos, disponibilidad de instalaciones y materiales, etc.

Activamos vocabulario

Para arrancar con la temática otoñal, el profesor propone a los alumnos un sencillo juego de unir imagen con nombre o, si se prefiere, imagen con audio. También se les puede pedir a los alumnos que propongan ellos diferentes elementos otoñales y busquen los nombres en algún diccionario online, lo que puede propiciar una buena ocasión para enseñar a los alumnos a buscar términos en diccionarios de papel u online y a interpretar la información contenida en los mismos.

Si se desea introducir movimiento -sobre todo con los niveles más básicos de primaria- se puede mostrar una imagen y pedir a los alumnos que se agachen si la palabra que escuchan coincide con la imagen mostrada.

img_20161107_153753

Construimos un mural visual con motivos otoñales

img_20161107_170337

Formamos la palabra OTOÑO con letras manipulables

img_20161110_135221

Una actividad que funciona muy bien para que los alumnos interioricen el abecedario es que, con los ojos tapados, los alumnos tengan que tocar la letra y adivinar de cuál se trata.

Con los más mayores se pueden hacer poemas acrósticos para que tengan que formar palabras relacionadas con la temática a partir de las letras dadas.

Coloreamos y recortamos los motivos otoñales para el mural

A fin de incorporar input lingüístico a la típica actividad de recorta y colorea, se puede llevar a cabo una especie de dictado para que los alumnos tengan que colorear siguiendo las instrucciones del dictado. Si las características del grupo lo permiten, en lugar de un dictado podría narrarse una breve historia que incorpore los elementos seleccionados para que los alumnos recorten, coloreen, añadan detalles, etc.

Etiquetamos historias

Una vez se han colocado los elementos otoñales en el mural, el profesor narra una historia adaptada a los alumnos para que estos etiquen los elementos del mural cuando aparezcan en la historia.

Caza otoñal

img_20161109_163125Fuente del fotocopiable: http://www.thebirdfeednyc.com

Esta actividad de atención, al estar planteada como un juego, motiva a los alumnos y puede dar pie a trabajar la inteligencia lógica-matemática.

Los alumnos reciben una ficha con elementos como se muestra en la imagen de arriba y marcan o colorean los elementos que se encuentren en el mural de otoño del aula. Además de marcar los elementos identificados, deberán escribir el número exacto que hay de cada elemento. Por ejemplo, si hay cinco imágenes de piñas, deberán anotar el número 5 junto al dibujo de la ficha. Como actividad final, también se les puede pedir que digan de qué elementos hay más o menos.

img_20161109_162522

Dándole forma a la naturaleza: ¿Estrella, corazón u óvalo?

img_20161114_123215

Esta actividad está pensada para que los más peques aprendan a reconocer diferentes formas geométricas en su entorno y se familiaricen con este léxico.

El profesor deberá preparar hojas de diferentes tamaños y formas y unos recipientes etiquetados con los nombres de las formas que se vayan a practicar. El objetivo es que los alumnos cojan una hoja, digan la forma que tiene y la clasifiquen debidamente. Para hacer la actividad más emocionante, también se les puede vendar los ojos a los alumnos para que tengan que reconocer la forma a través del tacto.

Para finalizar la actividad, los alumnos pegan las hojas en un pequeño mural en el aula.

img_20161115_110850

¿Y sin nos dan calabazas? Aprendemos a realizar hipótesis, analizar e interpretar datos

img_20161109_155227

Otro clásico en el aula con niños son las actividades de pesar y medir. Este tipo de actividades promueven la indigación en los alumnos, ayuda a consolidar conceptos mátemáticos básicos, además de facilitar trabajar con estructuras lingüísticas de comparativas, adjetivos, cantidades, etc.

Como en cualquier experimento que se lleve al aula, los alumnos deberán realizar una serie de hipóstesis al comenzar. En este caso concreto, los más pequeños pueden hipotetizar sobre qué calabaza piensan que pesa más o tiene un diámetro mayor. Otra sugerencia de hipótesis puede ser que den sus opiniones sobre lo que ellos creen que hay dentro de las calabazas.

Una vez realizadas las hipótesis, con la ayuda de una báscula de cocina, una cinta métrica y la ficha descargable que se muestra más abajo, los alumnos pesan, miden y toman datos para confirmar sus hipótesis.

Al término de la actividad, los alumnos formulan oraciones comparativas para indicar qué calabaza es mayor, pesa más o tiene mayor diámetro.

A continuación os comparto la ficha utilizada para tomar los datos de las medidas y el peso de las calabazas.

Descargable en español

reto_calabazasDescargable en inglés

the-pumpkin-cha_172_50e4636cf9ba515f5a5c8f058a7517c6d4b3236d

¡Feliz otoño!

Blu-tack,tizas, tarjetas y una pizca de imaginación

¿Qué se te ocurre hacer para sorprender a tus alumnos con una pila de tarjetas de vocabulario ilustradas, un pegotito de blu-tak, vinilo de pizarra, un puñado de rotus, unos retales de madera, cuerda y una pared en blanco? ¿Cómo combinarías estos materiales para crear divertidas actividades para tus clases de lengua extranjera con los más peques? ¿Lo tienes? Seguro que se ocurren infinidad de ideas con este kit de básicos clásicos para el aula… ¿Verdad?

En esta entrada vamos a proponerte algunas sugerencias para activar conocimiento previo, trabajar léxico incorporando movimiento, mejorar la motricidad fina y coordinación ojo-mano, producir frases sencillitas utilizando mapas conceptuales como punto de partida y, sobre todo, para pasarlo en grande con un público de lo más exigente: los alumnos de infantil y primeros niveles de primaria.

 

1. UN SELFI CON…

cuadernillo-cre_16506182_46c929f7b686657ab95c243b3bb12fffafd8cc7b

Materiales: Tarjetas de vocabulario y una cámara fotográfica de cartón o juguete (si lo prefieres, también puedes utilizar el modo selfi de tu móvil).

Procedimiento:

a. Saca tu teléfono móvil y pregúntales a tus alumnos si les gustaría hacerse un selfi contigo como recuerdo de clase. Explícales que un selfi es una fotografía que se hace uno a sí mismo o con otras personas y que ahora van a ser ellos quienes se hagan selfis con diferentes objetos y/o personas.

b. Sienta a tus alumnos en círculo y coloca el montón de tarjetas de vocabulario en el centro. Pide a algún alumno que se siente en el centro y que se haga un selfi con un animal que ponga huevos / un animal que viva en el agua / un objeto pesado / una persona que tenga los ojos verdes… Dependiendo de la temática que se quiera cubrir en la sesión.

c. Procede de igual forma hasta que todos los alumnos hayan participado o, si lo prefieres, pide a los alumnos que sean ellos quienes den las órdenes al resto de compañeros.

2. COMPLETA LA TELA DE ARAÑA

Materiales: Tarjetas de vocabulario, pizarra, blu-tack y tizas.

Procedimiento:

a. Coloca en el centro de la pizarra una tarjeta que muestre varios ítems pertenecientes a una misma categoría o, si lo prefieres, también puedes escribir el nombre de la temática en el centro del mapa conceptual.

b. En el siguiente paso, dibuja unas flechas o patas de araña que salgan desde la palabra o imagen central. En el ejemplo se han utilizado las expresiones Me gusta / No me gusta / Tengo / No tengo.

c. Coloca la pila de tarjetas de vocabulario en el centro y pide a tus alumnos, uno por uno, que completen el mapa conceptual de manera que sea cierto para ellos, es decir, con los objetos que tengan / no tengan / les gusten / no les gusten y vayan formulando frases en voz alta.

img_20160926_155000

3. HISTORIAS ATRAPADAS

Materiales: Para esta actividad necesitarás dos listones de madera largos, cuatro cilindros de madera, cuerda, vinilo de pizarra y unas tarjetas de vocabulario.

Procedimiento:

a. Escribe sobre el vinilo de pizarra cuatro categorías como se muestra en la imagen de arriba y que se relacionen con la temática de las tarjetas de vocabulario que vayas a utilizar. Pega el vinilo sobre los listones de madera. Si lo prefieres, también puedes utilizar pegatinas blancas.

b. Prepara una pequeña historia que resulte fácil de comprender para tus estudiantes y explícales que durante tu narración aparecerán diferentes animales, juguetes, colores… o cualquier otro elemento que hayas decido utilizar para redactar tu historia y que se relacione con las tarjetas de vocabulario seleccionadas/trabajadas previamente en clase.

c. Divide a los alumnos en equipos. Mientras narras tu historia, los alumnos de cada equipo se ponen de pie formando filas. Explícales que durante la historia van a aparecer diferentes elementos y que deberán estar muy atentos para identificarlos y clasificarlos por categorías lanzando las cuerdas a los listones de madera. Por ejemplo, si en la historia aparece una niña a la que le gusta jugar con legos, los estudiantes que se encuentren al principio de cada fila deberán lanzar la anilla de cuerda al palito donde pone JUGUETES. img_20160926_123531

d. Después de lanzar la anilla a la categoría pertinente, el alumno deberá buscar la tarjeta de vocabulario que se corresponda con la palabra identificada y pronunciarla correctamente en voz alta.

e. Procede de igual forma hasta concluir la historia. El equipo que más rapido sea conseguirá un punto por cada palabra que identifique correctamente.

f. Una vez finalizada la historia, utiliza las tarjetas de vocabulario que han aparecido durante la narración para que los alumnos construyan la historia.

Para niveles muy bajitos, en lugar de utilizar historias puede hacerse la actividad con frases breves y sin el elemento de competitividad.

4. VÁMONOS DE SAFARI

Materiales: Tarjetas de vocabulario y cámaras de fotos de cartón o juguete (si no se tienen suficientes para todos los alumnos, los alumnos pueden usar sus manos para hacer el gesto).

Procedimiento:

1. Coloca tarjetas de animales pertenecientes a diferentes hábitats por las paredes del aula y pide a tus alumnos que se pongan en fila de uno en uno formando una especie de trenecito.

2. Entrega a todos los alumnos una cámara de juguete y sitúate en el centro del aula. Explícales que están en la selva, por ejemplo, y que quieres que te hagan fotos de todos los animales que viven en la selva.

3. Comienza el viaje. Los alumnos se mueven por el aula en el trenecito y deberán pararse solo frente a aquellos animales cuyo hábitat natural sea la selva.

4. Cuando hayan terminado su aventura, hazle preguntas sobre los animales que han visto en la selva, cómo eran, lo que comen…

5. Procede de igual forma para el resto de hábitats.

Visual, auditivo, kinestésico. Y tú, ¿de qué equipo eres?

cerebro-con-int_14910193_ec150be69d16dedc39bdcc090aed995988e6bf70

¿Qué son los estilos de aprendizaje?

El concepto estilo de aprendizaje se refiere a los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores estables de cómo los alumnos perciben las interacciones y responden a sus ambientes de aprendizaje. Cuando se habla de rasgos cognitivos nos referimos a la forma en la que los estudiantes estructuran los contenidos, forman y utilizan conceptos, interpretan la información, resuelven problemas, etc. Los rasgos afectivos se refieren a las motivaciones y expectativas que influyen en el aprendizaje, mientras que los rasgos fisiológicos se relacionan con los hábitos y características físicas del alumno.

¿Qué teorías tenemos como referencia?

Existen varios autores que han definido y propuesto diferentes modelos y teorías sobre los estilos de aprendizaje, a saber: Myers Briggs Type Indicator (Carl Jung), Learning Style Inventory de Kolb (Kolb), Dunn & Dunn Learning Style Inventory (Rita Dunn) o el modelo VAK, postulado por la Programación Neurolingüística y basado fundamentalmente en las percepciones sensoriales (visual-auditivo-kinestésico). Si bien cada una de las teorías anteriormente expuestas propone estilos más o menos diferentes, lo cierto es que en la mayoría de los casos la información que registran nuestros órganos de los sentidos se considera primordial en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El modelo VAK

Uno de los modelos más populares de estilos de aprendizaje es el modelo VAK (visual, auditivo y kinestésico). Este modelo postula que, dado que cada individuo se acerca a los contenidos curriculares guiado por su preferencia sensorial, las formas de presentar el material deberán ser también variadas, a fin de dar cabida a todos los perfiles.

De esta forma, las actividades que presentan los contenidos a través de imágenes, vídeos, textos con diagramas o mapas conceptuales, libros con ilustraciones o técnicas de visualización facilitan el aprendizaje a aquellos aprendices fundamentalmente visuales, aunque, no cabe duda que también ayudan al resto de alumnos a almacenar los contenidos en su memoria largo de plazo. Por otra parte, aquellas actividades en las que el alumno toma parte activa a través de la participación en debates, presentaciones orales o diálogos favorecen la adquisición de contenidos en los alumnos preferentemente auditivos. Las actividades que requieren movimiento por parte del alumno, como el teatro, la mímica, las competiciones o la danza, facilitan la codificación de la información a aquellos individuos con un estilo de aprendizaje fundamentalmente kinestésico.

En conclusión, podría decirse que el profesor ha de esforzarse por incluir actividades que apelen a los tres estilos fundamentales de aprendizaje para facilitar la labor a todos los aprendices. Ahora bien, ¿cómo podemos detectar el estilo o estilos de aprendizaje de los alumnos? ¿Existen recursos que puedan ayudarnos en esta labor?.

Recursos para detectar los estilos de aprendizaje preferentes en nuestros alumnos

A continuación te propongo descubrir algunas herramientas sencillas y fáciles de llevar al aula para ayudar a tus alumnos a reflexionar sobre su propio proceso de aprendizaje y a descubrir sus estilos de aprendizaje preferentes. Si lo deseas, puedes utilizarlas en las primeras sesiones del curso como una actividad de clase más que, además, les sirva como brújula en su proceso de aprendizaje durante el resto del año.

El primer recurso se trata de un breve cuestionario de elaboración propia dividido en tres bloques, cada uno de ellos correspondientes a los tres canales de percepción de información propuestos por el modelo VAK (Visual, Auditivo y Kinestésico). Los alumnos responden a los ítems planteados usando una escala de 1 a 5. Es importante señalar que el cuestionario no está tipificado ni ha sido testado de manera controlada en ningún estudio de investigación, aunque los ítems sí que están basados y adaptados de otros cuestionarios tipificados.

descubre-tu-estilo-de-aprendizaje-y-aprende-a-aprender

Una vez realizado el cuestionario, pide a tus alumnos que calculen el total para cada bloque. En función del resultado, los alumnos podrán determinar si son más visuales, auditivos o kinestésicos o una mezcla de todos ellos.

La infografía que se muestra a continuación detalla algunos consejos para ayudar a tus alumnos a maximizar su tiempo de estudio y proceso de aprendizaje dependiendo de su estilo o estilos preferentes.

respuestas_aprende-a-aprender

Ideas para detectar preferencias de estilo en los más pequeños

Aquellos que trabajéis con niños ya sabréis lo complicado que puede resultar a veces llevar cuestionarios al aula, dadas las características particulares de estos grupos. A continuación os propongo un pequeño juego que ayudará a los alumnos a reflexionar sobre sus preferencias, al mismo tiempo que os dará pistas para conocer los diferentes perfiles del grupo.

El nombre del juego es Y tú, ¿de qué equipo eres? La idea es ayudar a los más pequeños a comprender que existen diferentes modos de acercarse al aprendizaje y organizarse el estudio a partir de la metáfora de los equipos de fútbol.

Escribe sobre unos muñequitos de papel o madera las palabras VISUAL, AUDITIVO y KINESTÉSICO. Alrededor de la figura, anota algunos de los ítems de la infografía anterior adapándolos a la edad / nivel de los alumnos. Si lo prefieres, también puedes buscar en Internet cuestionarios de estilos de aprendizaje adaptados a la edad de tus alumnos y elaborar tus propios ítems.

En la fotografía que se muestra a continuación el distintivo de los “equipos” serían los propios sentidos, aunque se pueden utilizar camisetas con diferentes colores o emblemas.

img-20160908-wa0041

Pide a tus alumnos que lean las frases de los muñecos detenidamente. Después, entrégales una figura en blanco y pídeles que escriban sobre ella las frases y el distintivo del equipo con el que más se sientan identificados.

img-20160908-wa0042

El resultado te servirá para conocer los perfiles del grupo y diseñar actividades en consecuencia, además de poder orientarles con pequeños consejos que les ayuden a aprender mejor y organizar su estudio. Si lo deseas, puedes pedirles que escriban algunos de los consejos en la parte posterior de su muñeco, como se muestra en la siguiente fotografía.

img-20160908-wa0044

Y tú, ¿de qué equipo eres?

Pokeaventuras en la clase de idiomas

Trabajamos la comprensión lectora con una actividad de lectura para ilustrar.

pokeaventuras en la clase de ELE.png

Trabajamos la expresión escrita con una actividad de producción en la que los alumnos inventan sus propios diseños de Pokémons a modo de avatares para presentarlos al resto de la clase.

diseña tu pokemon.png

Sugerencia para trabajar la comprensión oral: Si el profesor lo desea, los alumnos pueden pegar sus diseños por las aulas y, uno por uno, describir un Pokémon al azar para que los demás tengan que adivinar cuál es y “cazarlo”. Para cazar los Pokémons, los alumnos pueden utilizar matamoscas o sus propios móviles para hacer fotos. En este caso, los alumnos pueden compartir las fotos de sus Pokémons cazados en alguna red social como Twitter o Facebook y acompañarlos de una breve descripción del mismo.

IMG_20160919_171417.jpg

IMG_20160919_174339.jpg

Handouts for ESL Teachers

Pokemon_ reading skills.png

Pokemon_writing skills.png

¡A disfrutar de las Pokeaventuras!